accede a tu cesta
tienes 0 productos

Cava Cava
Champagne Champagne
Colección Grandes Vinos Spain Colección Grandes Vinos Spain
Embalajes Embalajes
Licores y Destilados colección Licores y Destilados colección
Vino Blanco Vino Blanco
Vino de Alemania Vino de Alemania
Vino de Argentina Vino de Argentina
Vino de Australia Vino de Australia
Vino de Chile Vino de Chile
Vino Dulce Vino Dulce
Vino Rosado Vino Rosado
Vinos Fortificados Vinos Fortificados
Colección Grands Crus France Colección Grands Crus France
Vino Tinto Vino Tinto
  

Categoría:

Denominación de origen:

Bodega:

Cosecha:

 

catálogo vinos

 

 



  Breve Introducción a la Cata: LA BARRICA (3)
 
 
LA BARRICA

ORIGEN

El origen de la utilización de la madera como utensilio o recipiente de líquidos se pierde en el tiempo, si bien parece ser que fueron galos y celtas los primeros en fabricar toneles de madera para contener diferentes líquidos.

Los romanos, al igual que los fenicios y los griegos, usaban ánforas o tinajas de arcilla para el transporte de perfume, aceite de oliva o vino. En los relatos de sus conquistas dejan constancia del descubrimiento de la tonelería en las Galias al observar su utilidad aprendiendo rápidamente el oficio.

La barrica como envase para el vino surge básicamente de la necesidad de transportarlo por vía marítima. Curiosamente, la madera utilizada al principio al principio, era de origen naval...

La historia de la barrica va pues ligada a la del comercio. Una vez a bordo, eran transportadas hasta su destino donde los comerciantes almacenaban y embotellaban el vino que transportaban. Fue así como descubrieron -a mediados del s.XVIII- en los caldos, unos componentes aromáticos y gustativos nuevos e inéditos en origen, que los enriquecían y que eran muy apreciados por el mercado. No sería descabellado afirmar que en ese momento nació la enología ...

La creciente expansión del comercio entre Europa y sus colonias crea una industria tonelera próspera. Los elaboradores en Jerez, Oporto, Burdeos..., antes de proceder a la venta, almacenaban sus vinos en tinas o barricas para transferirles sabores a madera, a los que se añadían los adquiridos en el posterior estocaje del negociante (En Inglaterra, por ejemplo, siguen siendo muy apreciadas las botas que habían contenido vino de Jerez, para su posterior utilización con Whisky escocés). La práctica de la conservación del vino en madera se traslada, así, a las propias bodegas haciendo lo que hoy denominamos la crianza del vino. Consumidores y bodegueros empiezan a utilizar el término "cosecha" para sintetizar, en una sola palabra, la fecha del nacimiento del vino y el tiempo que ha envejecido en barril.

Castaño, cerezo, acacia,... eran varias de las madera utilizadas aunque, con el tiempo, el roble demostró ser el más adecuado. En su diseño se persigue una fácil maniobravilidad (al ser curavada puede firarse a uno u otro lado), almacenamiento y apilado. Se crean unos voladizos a ambos lados para aislarlas. Las duelas, milimétricamente trazadas y cortadas, crearán mediante al tensión de los aros un contenedor casi hermético.

Si bien el tamaño de la barrica puede variar -en la Borgoña, por ejemplo, suele ser de 300 litros-, en 1866 Burdeos adopta oficialmente el empleo exclusivo de la barrica de 225 litros denominada "bordalesa" (por su idoneidad en la proporción vino/madera). Es a finales de siglo pasado cuando dicha crianza se implanta en La Rioja de la mano del famoso enólogo francés Peinau, extendiéndose con rapidez dicha práctica en la zona, adquiriendo así su propio y conocido estilo.

 
 

 
Volver
 
 
© A. Pont I CIA · Indústria 30-34 08912 Badalona (Barcelona) · Tel. 933 833 161 · Fax. 933 833 000 · · Condiciones · Transporte · Legal · Mapa web